30 de julio de 2008

¿Un premio Nobel para ...premiar a INGRID BETANCOURT???¿Por que??



Debo admitir, que hace unos años en un momento de mi vida en el cual me dediqué a criticar todo lo que tenía que ver con el señor Ernesto Samper y su gobierno, celebré el libro que escribió Ingrid Betancourt, “La Rabia del Corazón”; pues era la única persona que mostraba valentía a la hora de denunciar sin pelos en la lengua, las irregularidades presentes en cada una de las acciones del personaje principal del tan sonado proceso 8000. Incluso apoyé la cruzada que emprendió para no dejar impunes las acciones de Samper y de su gente en la sociedad colombiana.

Sin embargo, siempre me pregunté cual era su filosofía política, el discurso que sustentaba desde el nombre – OXIGENO- de su partido político, hasta las huelgas de hambre en el congreso, en las que sin duda ponía en riesgo su salud, su vida, con tal de llamar la atención del gobierno mismo y de la gente, de sus posibles electores. Fue a través de esta clase de acciones que descubrí que no compartía la metodología empleada por Ingrid Betancourt para ser escuchada y para hacer política, pues jamás he estado de acuerdo en que para lograr persuadir a los seres humanos sobre una idea, un concepto o una decisión se deba llegar a usar la estrategia de difamación o “escarvamiento público del lado oscuro”. El lado oscuro de las acciones de cualquier personaje público, debe ser investigado y revelado por las autoridades competentes, no por un particular que solo quiere revelar esa información por el propósito de beneficiarse personal, política, económica y/o públicamente.

Con un carácter recio y retador, Ingrid Betancourt se dedicó a buscar como hacer de su campaña presidencial una posibilidad viable, a tal punto que aún cuando fue advertida por el Gobierno de turno sobre la inmensa posibilidad de ser secuestrada si visitaba la zona del Caguan, ella decidió arriesgarse e ir directo al lugar que resultó siendo su peor y más larga pesadilla.



¿Pensó en la posibilidad de perderse la infancia y pubertad de sus hijos mayores Lorenzo y Melannie? ¿Pensó en el sufrimiento que les causaría a sus hijos por irse a hacer campaña presidencial? Su ambición y su terquedad por demostrar una manera diferente de hacer política, y de paso campaña presidencial, al parecer la hicieron olvidarse por un momento de lo que implicaba su posible ausencia en la vida de sus dos pequeños, en caso de ser secuestrada, tal como se lo habían advertido.
Aunque sus hijos aguantaron y tomaron en sus manos la bandera de lucha por la liberación de todos los secuestrados del país, hoy, son personas muy afectadas por todas las situaciones a las que se vieron expuestas por la decisión que un día tomo su madre, ir derecho y sin regreso al secuestro.

Doña Yolanda Pulecio, se convirtió en una de las madres más visibles, afectadas por el secuestro de uno de sus familiares en este país. La señora Yolanda se dedicó a buscar año tras año el camino para sacar de las selvas a colombianas a su hija, la Dra. Ingrid Betancourt, y mientras hacía esto se enfrentaba con funcionarios públicos, autoridades, el mismo Presidente de Colombia, y algunos embajadores para lograr su mediación o intervención directa en la solicitud de liberación de las personas secuestradas. Durante todos esto años de cautiverio de su hija, la Sra. Pulecio manejo unos niveles de dolor y de angustia, que la hicieron actuar de manera visceral y poco racional frente a quienes siempre quisieron ayudarle.

Luego de casi siete años de cautiverio en las selvas colombianas Ingrid Betancourt, a través de una liberación de película diseñada y ejecutada por las FFMM del país en cabeza del Presidente Álvaro Uribe, fue liberada. Segundos después del hecho la jauría de medios de comunicación empezó a especular y a producir noticias sin ningún tipo de verificación, como siempre, desorientando a la población. Una de estas especulaciones dice que existe la posibilidad de que el Premio Nobel de la Paz le sea otorgado. Yo me pregunto, ¿Que tipo de acciones de paz o para la paz tiene en su haber la Dra. Ingrid Betancourt? ¿El haber estado secuestrada? Hay muchas más personas que han estado secuestradas también, inclusive en peores condiciones y por mas tiempo, y a estas no se les ha pensado como posibles receptores del Premio Nóbel; ¿premiar a una persona a la que se le pregunta en una entrevista si ella volvería hacer lo mismo, meterse en la boca del lobo para ser secuestrada?, y ella contesta que si, que lo haría exactamente igual. Se iría de nuevo sin importarle el dolor de sus hijos ni el de su madre, con tal de conseguir prestigio y reconocimiento.

Estoy de acuerdo en que es necesario reconocer la valentía que ella tuvo a lo largo de su cautiverio, la fortaleza para resistir quien sabe que tipo de abusos y su intención de ayudar a los demás secuestrados. Pero de ahí a que merezca que se le otorgué esta distinción, considero que no corresponde con la realidad de los mínimas requisitos con los que se debería cumplir para recibir un Nóbel de Paz.








4 comentarios:

Comunidadegolatino dijo...

Estoy de acuerdo. Siento que el acontecer politico es un medio para mercadear sentimientos y emociones de un pueblo que quiere un mejor nivel de vida, que no comprende a cabalidad lo que se teje detras de esto.
Somos un pueblo ajeno a nuestra realidad.

Anónimo dijo...

Muy de acuerdo con su disertación.
En Colombia muchos se hacen famosos por sus "espectaculares puestas en escena.Por alzar la voz en los analisis,fungir de defensora de todas las causas pero insistiendo en su "Vocación de redentores y salvadores del mundo.Despues:Cria fama y acuestate a dormir.Muy buen blog.

laparada dijo...

Anónimo, muchas gracias por su comentario. Hoy un año después nuestra casi novel de paz, demando al Estado por una suma absurda, y aún cuando tiene derecho a pedir la reparación, no puede ser posible que lo haya hecho por semejante suma, cuando a sus compañeros de cautiverio, personas realmente humildes ni siquiera les darán un cuarto de lo que ella pide.
Definitivamente con ella no me he equivocado.

Sherson Laxaro dijo...

Tienes toda la razon, llegar a denunciar al gobierno solo para obtener dinero, eso es no pensar ni un poquito en todos aquellos soldados que exponian su vida por ella en la operacion jaque. Ademas stansel, uno de los secuestrados estadounidenses liberado en la operacion jaque definio a ingrid betancourt como el peor ser humano que a conocido. Y eso que con el sufrimiento de la selva debio conocer a muchas malas personas. Que opinan de eso??